Las invasiones bárbaras


Tras la recomendación de un conocido, con bastante criterio por cierto, para ver cine no americano, me dispuse a ver esta película y que nada tiene que ver con su título.
Una deliciosa historia, así sin más, sin grandes explosiones, sin grandes sorpresas, pero de una sensibilidad pasmosa y de una profundidad humana sin límites.


La historia gira en torno a un hombre divorciado que se ve hospitalizado debido a una enfermedad terminal. Su mujer y su hijo, con el que no tiene una buena relación, vuelven a su lado para estar con él y reunir a las personas más significativas en su vida.
Este argumento que a priori no parece original, nos va atrapando en una trama suave, no falta de momentos cómicos y de una pequeña crítica social.
El protagonista va repasando su vida, excesiva,apasionada, en la que ha cometido errores que desembocan en una acuciada soledad, ahora, en la recta final.

Y...¿ que harías tú si supieras que te vas a morir? el resquicio inevitable cuando finaliza la película.


Decía hace meses una señora, de estas del papel "cuché" en una entrevista, que no estamos preparados para la muerte. Había perdido a su marido hacía unos quince años en una accidente de tráfico, cuando la noche anterior comentaban lo bien que les iba, lo felices que eran...
No estamos preparados para los que se van y nos dejan, ni tan siquiera los que tienen la más profunda fé religiosa. Y tenía razón. Pero es que, pensando sobre aquellas palabras que han aflorado de nuevo, tras las Invasiones Bárbaras , no quiero estarlo tampoco.
No quiero que me de igual ver marchar a personas que amo, ni podría aceptar que tengo que dejar un mundo, seguramente el único que hay, y que me encanta.

Me niego a no volver a ver nunca más a los que suben a la barca de Caronte o a los que pasan al lado de Odín. Tampoco a los que suben al cielo o a los que se reencarnan en un suspiro.
No lo acepto como parte de la vida,no.

11 mi opinión es...adelante!:

davidiego

si te quedas los verás en tu memoria, si te vas.. la vida es así.

asoslayado
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
asoslayado

No se que creer... pero me resisto a no creer en nada.

PoL

Hola, rachel;

Morir es tan natural como nacer;

Es la única certeza que tenemos en la vida;

Vida y Muerte no son opuestos sino complementarios; para vivir, millones de unidades que nos conforman, han de morir cada día.

En la cultura chamánica, existe la creencia de que la muerte viaja con nosotros sobre el hombro izquierdo y educan a los niños a consultar con ella las decisiones importantes que han de tomar; creencias aparte, es una manera muy sabia de familiarizar a los pequeños con algo que es inevitable y que debe de dejar de ser tabú;

La vida debe ser interpretada como una preparación para un estado más evolucionado de conciencia.

Tengo la firme convicción de que estamos aquí para "domar al toro", es decir, para ser capaces de vencer las pasiones que nos encadenan a esta existencia terrenal; una vez conseguido esto y liberados de nuestra condición humana, no tengo ninguna duda de que el reencuentro con nuestros seres querido nos espera.

Todos somos energía encarnada y la energía no desaparece nunca, sólo cambia de lugar.

En "vida después de la vida" de Raymond Moody, hay multitud de casos minuciosamente documentados, en los que se detalla cómo los seres evolucionados que han sabido descifrar los entresijos misteriosos de la vida, nos esperan para guiarnos a través de una nueva dimensión;

Pero sólo siempre que estemos preparados y que hayamos sido capaces de vencer el apego y el arraigo al que nos somete nuestra condición humana.

No hay que perder la fe en que hay otro lugar mejor que este, en el que el sufrimiento, la impermanencia y la falta de esencia, lo convierten en un verdadero infierno para las almas.

Os espero allí, si soy capaz.

Un saludo.

Mildolores

No me asusta mi propia muerte, pero me aterra pensar en la de mis seres queridos.
Ahora que lo he escrito y lo leo, me parece hasta un punto egoista, pero recononozco que así lo siento.

Atalanta

La película me gustó desde muchos puntos de vista. En su día le dediqué parte de un post. Es una especia de segunda parte de "El declive del imperio americano", otra película del director francés que aún no he visto y a la que tengo ganas.

http://atalanta77.blogspot.com/2009/03/el-final-del-camino.html

A la muerte creo que no le tengo miedo, no siento marcharme, quizás al dolor. Como dice Mildo, sí a perder a los que quiero.

Rachel

Davidiego para tí es más normal verdad? lo ves cada día...
ASoslayado,en esas estamos...:)
Pol que comentario tan fantástico pero yo no lo tengo tan claro, el libro del que hablas lo leí hace años pero sin quererlo creces y te das cuenta de que solo existe (tal vez)esto y que es loq ue tenemos...siempre bienvenidas tus reflexiones!
MIldo, yo pienso algo parecido y me asusta...
Atalanta investigando he visto qeu también tiene esa que comentas, tal vez la vea, pero esta me ha dejado un buen sabor de boca. ahora me marcho pero leeré tu post, a ver tus puntos de vista.
un saludo!

Dr.Mikel

Pues querida Raquel una cosa es que no lo aceptes, y otra la cruda realidad. Todo es efimero, todo es caduco, todo pasa.....
Disfruta mientras puedas y como mejor puedas.
La vida es tan fragil como corta, cuidala.

Rachel

Si dr mikel si y tanto q lo hago...;)

Rachel

Si dr mikel si y tanto q lo hago...;)

mauritri

Yo tuve la "suerte" este verano de pasarlo en el hospital después de un grave accidente de tráfico, poco después de entrar en tu blog como "triatleta"... Ahora que empiezo a andar... la vida vuelve a ser más maravillosa que antes...
La vida está hecha de instantes así que no te olvides de vivir este, ya que el 7 de noviempbre de 2010 ni vuelve ni se repite, en tu mano está.
Un saludo

 
EL BLOG DE RAQUEL ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates