HUNDIROS EN LA MIERDA

Esto es increíble.

No puedo evitar cabrearme ante las injusticias, y mucho. Ya sé que debería comportarme de una manera más fría, seguir impasible y pasar de cosas que no se pueden cambiar. Pero entonces no sería yo.

No puedo evitar que me cause repugnancia ver como crecen los pelotas, los vagos y los que solamente saben venderse. No puedo quedarme impasible observando como el verdadero profesional se devalúa, en un país en el cual cada vez hay que hacer más teatro y representar tu propia función. Que no trabajar.

No puedo evitar sentir un estupor, un ardor de estómago que me sube y me baja, cuando eres consciente que vivimos en un mundo empresarial donde no se valora al que cumple su jornada, sino al chupatintas que no pega ni golpe, pero trabaja fuera de horario una hora-hora y media más...donde el trabajo fino, los informes bien presentados y la proactividad no cuentan.

No puedo evitar cuando se nos vende un mundo igualitario,fustrarme, patalear y enrabietarme viendo como compañeros trepan y trepan por encima tuya por el hecho de ser hombres. Que nadie me venga ahora con el cuento de que en todos los trabajos hay mujeres, porque ni cobramos lo mismo ni se nos tiene de la misma manera en cuenta. Sacamos el trabajo sucio porque aquí las medallas se las llevan los adjetivos acabados en 0. (En 0 de masculino)
De esto se sabe mucho aquí.

No puedo evitar querer escapar de una realidad donde la sinceridad es un insulto y la honradez un veneno. Donde lo mediocre, si parece bueno no lo es tal, y donde lo excelente pasa desapercibido sino "empatizas" o ríes las gracias a cada quien o cada cual.

Somos muy mediterráneos dicen, somos unos cafres. Malos trabajadores, vagos, trapicheros y fulanos. Somos unos argentinos más, unos vendedores de humo.

Tenemos lo que nos merecemos, una economía de mierda y un país donde los buenos profesionales se tienen que marchar. Donde se llega tarde a las reuniones, donde molan los cafés, las botellitas de agua y el aparentar más que en ser de verdad efectivo. Las comidas, las cenas y las copas. Eso sí y al día siguiente contar la batallita...Acabar con los clientes en los club...

Bienvenido al carro del trabajador virtual, si eres un inepto serás bienvenido y si eres un chupapoyas, más. Húndete en tu propia mierda aunque la tienes tan cerca que ya ni la hueles.


Agur!

9 mi opinión es...adelante!:

Catman

Cuanta razon tienes!!!
enfin..tengo un regalito para ti en mi blog "69"
saludos

Mildolores

Creo estar bien capacitado para mi trabajo. Me he preparado durante años, me he especializado en un campo en concreto, sigo ampliando conocimientos porque me gusta lo que hago, he dedicado horas de más porque me ha salido de los huevos, sin esperar nada a cambio, si acaso un reconocimiento verbal me hubiese valido.

Pero hace un par de años que me he rendido ante la fauna execrable de la que hablas. Gente muy avispada que sabe venderse, sabe hablar de cosas que agradan a la muchedumbre, en especial al jefe. Reir las gracias, tomar cafés, vinos y cañitas. Quedar incluso fines de semana para una barbacoa en casa mientras las respectivas rajan de los niños y ellos ven el partido del Madrid o del que sea... Así hasta nunca acabar, pero de currar, lo justo. Más bien poco.
Esos se llevan el gato al agua, el reconocimiento, las medallas, los ascensos. Esos salvan el culo, que es lo único que les importa.
Yo, Rachel, no soy perfecto, seguro que no, pero no bebo, no me gusta el futbol, no tengo niños, paso de quedar los fines de semana porque a mis pocos amigos los escojo yo, no mi empresa y practico triatlón, que no es una cosa muy extendida en las cafeterias y bares de los trabajos.
Soy uno más que nunca saldrá del anonimato, por mucho que me empeñe en hacer cada dia mejor mi trabajo.

Cuando me cansé de cabrearme por todo esto, me dediqué a seguir trabajando igual que siempre, porque así me gusta hacerlo, no me contagiaré de los trepas, pero sabiendo que es raro que alguna vez sea de los favoritos del sultán.
Y vivo a gusto conmigo mismo.
Un saludo.

Paco Guerrero

firmo cada una de tus palabras.
a muerte con lo que has escrito.
un beso

davidiego

mildo y vos tenéis razón.
qué pena.

Ramón Doval

Como dice nuestro admirado Fernando: ¡Bienvenida a Vandalia! Queremos entrar en el G-8, pero somos un país de "Cine de Barrio". Cuanto más viajamos, más pena nos da esta España de charlatanes, machismo, mala leche y peores maneras. Nunca se debe generalizar, pero así lo siento. Animo, que un pringao no se merece que pienses tanto en él. Disfruta el guiken,... ¡y guárdame una cerveza en Elche, que cuando yo llego ya no quedan!

Shang Yue

vivo alejada del mundo laboral pero supongo que tienes razón en todo lo que dices... suerte con ellos!!

Devant de Melk

yo soy chupapollas en su variante mas temida; la económica

misstake

Cuánta razón tienes...La verdad es que a veces da por saco trabajar así. Y que conste que yo no me puedo quejar, afortunadamente en mi trabajo no pasa tanto eso, al menos entre compañeros. Si hablamos de usuarios es otra historia, me respetarán más el día que me crezca bigote...

Rachel

Hola a todos, despues de un finde minivacaciones, una vuelve con algo de energía renovada...
Catman ahora me paso!!!
Mildolores cuanta razón tienes en todo lo que dices, al final tienes que seguir intentando no contagiarte de todo eso pero es lastimoso e hiriente.
Paco Guerrero thanks por comentar, te sigo.
Davidiego si que da pena sí, a algunos les daba yo mis rodilleras de patinar!je!
Ramón chiquillo no te he conocido en Elche, una pena porque estábamos animando a todos los que pasaban corriendo, eso sí, algo más a mi nachete...Otra vez será.
Shag Yue si vives alejada del mundo laboral,en parte, eres una privilegiada.
Devant de Melk ni para la faceta económica creo que merezca la pena llegar a ese punto...pero allá cada cual!
misstake como va todo? mi ambiente laboral es muy bueno pero a veces es inevitable contaminarse de toda esta polución de trepas!
besos pa tos

 
EL BLOG DE RAQUEL ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates